El hombre insensato – Armenia (Հայաստան)

Monasterio de Khor Virap (s. VII d. C.), levantado a la sombra del monte Ararat (Armenia). MrAndrew47 [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons

Monasterio de Khor Virap (s. VII d. C.), levantado a la sombra del monte Ararat (Armenia). MrAndrew47 [CC-BY-SA-3.0], via Wikimedia Commons

Había una vez un hombre muy pobre. Trabajaba día y noche pero seguía siendo igual de pobre. Un día, con las esperanzas perdidas, pensó en ir en busca de Dios para preguntarle que hasta cuándo iba a seguir con esa pobreza. Iba caminando, sin rumbo, sin norte, y de repente se encontró con un lobo.

– Buenos días, humano, ¿a dónde vas por estos caminos? – le preguntó el lobo.

– Me voy en busca de Dios – le dijo el hombre – Tengo que contarle mis penas.

– Pues si le encuentrasdile que hay un lobo con mucha hambre, que día y noche busca por montes y bosques pero no encuentra nada para comer. ¿Hasta cuándo voy a andar con hambre? Si me ha creado, pues que me dé algo de comer.

– ¡Se lo diré sin falta! – Le dijo el hombre y siguió su camino.

Anduvo por caminos difíciles y llegó a una casita de bosque. Había una chica preciosa sentada en la puerta.

– ¿A dónde vas, viajero? –  preguntó la chica.

– Me voy en busca de Dios –  contestó el hombre.

– Si le ves, cuéntale sobre mí. Dile que hay una chica joven, con mucha salud, muy rica… pero le falta la felicidad, siempre está triste. ¿Qué es lo que tengo que hacer?

– Se lo contaré – le prometió el hombre y se fue.

Pasó por campos y ríos hasta llegar a un árbol que había crecido a la orilla del río pero tenía las ramas secas.

– ¿A dónde vas, caminante? – le preguntó el árbol.

– Me voy a buscar a Dios.

– Espera un poco, quiero pedirte un favor. Dile a Dios que he crecido en la orilla del río pero durante todo el año estoy seco y desesperado.  ¿Cuándo me crecerán las hojas verdes?

Siguió el hombre su camino y pasó por tierras difíciles. Debajo de una montaña, la espalda apoyada en una enorme roca, estaba Dios.

– Bienvenido seas, hijo. ¿Qué te ha traído hasta aquí? – le pregunto Dios al pobre.

– He venido para decirte que tienes que ser más justo, que a todos les tienes que mirar con los mismos ojos, no dar a unos más y a otros menos.

– Te he escuchado y te doy la suerte. A partir de ahora te harás rico, ve y disfrútalo. – dijo Dios

– Espera. Tengo más cosas que contarte. – El pobre le contó a Dios sobre el lobo hambriento, la chica triste y el árbol seco. Dios le dio respuesta sobre cada uno. El pobre le dio las gracias y se alejó.

Por el camino de vuelta encontró al árbol.

– ¿Te dijo Dios algo sobre mí? – pregunto el árbol seco.

– Me dijo Dios que debajo de ti hay un saco de oro. Hasta que no encuentres a alguien para que  saque ese oro y tus raíces se extiendan en las profundidades de la tierra, nunca serás verde.

– ¡No te vayas pues! – dijo el árbol.-  Ven, saca el oro. ¡Tú te enriquecerás y yo por fin tendré hojas verdes!

– Lo siento pero no puedo – le respondió el pobre – Dios me ha dado suerte, necesito llegar cuanto antes a casa para poder disfrutar mi vida.

Y se fue corriendo, hasta llegar donde la chica bonita.

– ¿Tienes alguna respuesta para mí? –  preguntó la joven.

– Me dijo Dios que tienes todo pero sigues estando triste porque te falta el amor. Tienes que encontrar a un hombre que te quiera y te acompañe en la vida. Entonces ya no estarás triste. Vivirás feliz para siempre.

– ¡Pues quédate conmigo! Así seremos felices y no nos faltará de nada – exclamó la chica.

– No puedo, lo siento, no tengo tiempo para acompañarte. Dios me ha dado suerte, tengo que ir a encontrar esa suerte y disfrutar – dijo el pobre y se marchó.

Le cortó el camino el lobo hambriento.

– ¿Que te dijo Dios? – le preguntó el lobo.

– Después de ti, me encontré a una chica bonita y un árbol seco. La chica me pidió que le preguntara a Dios porqué estaba triste, siendo ella joven, con salud y rica. Y el árbol me pidió preguntarle a Dios que porqué, habiendo crecido a las orillas del río, estaba seco y sin vida. Dios me dijo que el árbol tenía un saco de oro enterrado debajo de su tronco y tenía que encontrar a alguien que lo sacase. Para la chica me dijo que tenía que encontrar el amor. El árbol me pidió que le sacara el oro para que sus raíces crecieran en profundidad y la chica me pidió acompañarla en el amor. Les dije que no puedo, que Dios me ha dado la suerte y tengo que ir a encontrarla y disfrutar.

– ¿Y qué noticias traes para mí entonces? – le pregunto el lobo.

– Me dijo que andarás hambriento todo el tiempo hasta que encuentres a un hombre insensato y te lo comas. Entonces ya no tendrás más hambre.

– ¡Pues más insensato que tú, no voy a encontrar a nadie! – dijo el lobo y se comió al pobre insensato.

 

FIN

Autor: Hovhannes Tumanyan (Հովհաննես Թումանյան). 1894
Traducido del armenio y enviado  por Siran Simonyan (Սիրան Սիմոնյան).
¡Muchas gracias!

 ¿Sabías qué?

  • Hovhannes Tumanyan, Հովհաննես Թումանյան (1869 – 1923) fue un poeta y escritor nacido en Dsegh conocido comúnmente como “el poeta de todos los armenios”.
  • La literatura armenia se remonta al 400 d.C., cuando Mesrop Mashtots inventó el alfabeto armenio para traducir la Biblia.  La primera obra original en armenio fue escrita por el “padre de la historia armenia”, Moisés de Corene (Jorén, Jorenatsí).
  • Varios sistemas de escritura fueron tomados para ser el prototipo del alfabeto armenio, incluyendo el Pahlavi, el Sirio y el Fenicio. También se ha sugerido que el Etíope tuvo una influencia en ciertas letras del alfabeto. De cualquier manera, el orden de las letras da a entender que estaba más bien basado en el alfabeto griego.
  • Durante el siglo XIX, el escritor Mikael Nalbandian trabajó para crear una nueva identidad literaria armenia. Un poema de Nalbandian se convirtió en la letra del himno nacional armenio Mer Hayrenik.
  • Cultural, histórica y políticamente, Armenia (Հայաստան) se considera como parte de Europa. Sin embargo, su localización en el Cáucaso meridional la sitúa en una supuesta frontera imaginaria entre Europa y Asia: en realidad se trata de un país transcontinental, a medio camino entre los dos ámbitos geográficos. Estas clasificaciones son arbitrarias, pues no hay diferencia geográfica fácilmente definible entre Asia y Europa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s