El Golem de Praga – República Checa

View from the Charles Bridge tower, Miroslav Petrasko (CC BY-NC-ND 2.0)

View from the Charles Bridge tower, Miroslav Petrasko (CC BY-NC-ND 2.0)

Durante el reinado de Rodolfo II de Habsburgo, en el siglo XVI, cuando Praga era capital del reino de Bohemia, vivió en el barrio judío de Josefov el rabino Jehuda Löw ben Bezalel, conocido como el Maharal de Praga, hombre muy instruido y de gran experiencia. Era de alta estatura y por ello lo llamaban “el gran Rabino”. Podía interpretar perfectamente no sólo el talmud y la cábala sino también las estrellas y la matemática. No pocos misterios de la naturaleza, a otros ocultos, a él estaban abiertos y podía hacer tantas cosas extrañas que la gente se asombraba de sus poderes mágicos.

La más estupenda maravilla del rabino fue la creación del Golem, un monstruo de arcilla hierático y sin forma al que el poderoso rabino Jehuda Löw creó a instancias de Dios, Yahveh, para proteger a su pobre pueblo y ayudarle a sobrellevar todos los infortunios. El rabino daba vida al Golem introduciéndole en la boca el “shem”, papel con mágicos textos hebreos.

El Golem hacía el trabajo de varias personas, ejecutaba todas las tareas pesadas y hacía todo tipo de encargos, pero sobre todo protegía el barrio judío de ataques antisemitas. No comía, no bebía y no necesitaba ni descanso ni respiro, pero cada vez que llegaba el sabbat (sábado), cuando debe cesar todo trabajo según la tradición judía, el rabino le quitaba el “shem” de la boca e instantáneamente el golem quedaba inerte, como un muñeco de tierra muerta.

Praga Golem, Enrico. (CC BY 2.0)

Souvenirs con forma de Golem, Enrico CC BY 2.0

Pero una vez, Löw ben Bezalel, preparándose para ir a la vieja sinagoga y celebrar el sabbat, se olvidó del golem y no le extrajo el “shem” de la boca. Apenas el rabino entró a la sinagoga, llegaron corriendo vecinos que, aterrorizados, gritaban que el golem estaba enfurecido y podía matar a cualquiera.

El rabino titubeó unos instantes: ya se iniciaba el sabbat y cualquier trabajo, aún el más insignificante, era a partir de este momento pecado. Pero aún no se había concluido el rezo del salmo, no había aún realmente comenzado el sabbat, pensó el rabino, así que se levantó y corrió a su casa. Aún no había llegado y ya escuchó fuertes ruidos y retumbantes golpes. Cuando entró a la vivienda, vio un horroroso desastre: vajilla destrozada, mesas, sillas, arcones volcadas y desarmadas, libros desparramados. Aquí el Golem ya había descargado su furia destructiva, ahora “trabajaba” en el patio, dónde ya habían caído las gallinas, pollos, el gato y el perro, y se disponía a arrancar de la tierra un tilo de áspera corteza.

El rabino se dirigió directamente al Golem con los brazos extendidos y, mirándolo fijamente y con un solo movimiento, le arrancó de la boca el mágico “shem”. El Golem cayó sobre la tierra como si le hubieran cortado de un golpe los pies con un hacha. Todos los judíos presentes, jóvenes y viejos, gritaron alegremente. El rabino suspiró profundamente y, sin decir una palabra, volvió a la sinagoga para retomar el rezo del salmo y bendecir el sabbat.

Desde entonces, el rabino Löw ya no volvió a introducir el “shem” mágico en la boca del Golem. Nunca más el Golem se levantó, siguió siendo un muñeco de barro y finalizó en la bohardilla de la vieja sinagoga, en dónde se deshizo en polvo y algunos dicen que se fundió con su estructura.

FIN

Fuente:  Basado en “Antiguas leyendas Checas” de Alois Jirásek,
Embajada de la República Checa en Buenos Aires.

¿SABÍAS QUÉ?

  • El golem es, en el folclore medieval y la mitología judía, un ser animado fabricado a partir de materia inanimada (normalmente barro, arcilla o un material similar).

  • Para hacerlo funcionar había que meterle un papel con una orden por la boca u otro orificio. Otra manera de hacerlo funcionar era inscribiendo alguno de los Nombres de Dios o bien la palabra Emet (אמת—”verdad” en hebreo). Al borrar la primera letra de Emet (alef) de su frente y quedar en ella solo met (מת—”muerte” en hebreo), el golem podía ser desactivado y volvía a ser una masa de barro inerte.
  • En la cultura moderna, el golem es una figura metafórica estrechamente relacionada con el autómata, el ser descerebrado o el hombre masificado que, controlado, sirve desde un plano de conformismo, pero podría, bajo ciertas circunstancias, rebelarse. Es por ello que algunos han considerado el golem como un antecedente de Frankenstein.
Anuncios

2 Respuestas a “El Golem de Praga – República Checa

  1. ¡Vaya pasada de blog que tienes!

    He llegado por casualidad buscando sobre información en república checa, pero no he podido resistirme a leer este relato. Es muy interesante.

    Acabas de ganar una lectora, poco a poco iré devorando mas textos de cuentos del mundo jeje

    Un placer
    María

    • Muchas gracias, María.
      Me alegro mucho de que te gusten estas historias, es un honor contar con nuevos lectores ^^
      También puedes sugerir temas, lugares,… o proponer cuentos cuando quieras
      ¡Hasta pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s