El agujero

Un hombre está paseando tranquilamente cuando, de repente, cae en un agujero. Es tan profundo y las paredes son tan inclinadas que no puede salir. Dolorido y agobiado, el hombre no sabe qué hacer.

Entonces, un médico pasa por allí y, al verle, el hombre grita desde el fondo del agujero “¡Doctor! ¡Ayúdeme!”.  El médico le dice “Claro”, rellena una receta, la arroja por el agujero y sigue adelante satisfecho por haber proporcionado su ayuda a aquel pobre hombre.

Poco después, un sacerdote pasa por el mismo lugar y el hombre grita esta vez “Padre, estoy aquí abajo, en el agujero. ¿Me puede ayudar?”. El sacerdote le dice “Por supuesto”, escribe una oración, la tira por el agujero y sigue adelante despreocupado.

Casualmente, una amiga de aquel hombre también pasa cerca y este, desde lo más profundo del agujero, exclama “¡Eh! Soy yo ¿Me puedes ayudar?”. Entonces, la amiga, sin decir nada, salta al agujero. Nuestro hombre exclama “¿Estás tonta? ¿Por qué lo has hecho? ¡Ahora los dos estamos aquí dentro!” y la amiga responde “Sí, pero yo ya he estado antes y sé la forma de salir “

FIN

(Esta vez no se trata de un cuento o historia tradicional: es la adaptación de una historia que uno de los personajes cuenta en la serie The West Wing )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s