La sospecha – China

Un hombre perdió su hacha y sospechó de su vecino. Observó su manera de caminar: exactamente como un ladrón. Observó su expresión: como la de un ladrón. Observó también su forma de hablar: igual a la de todos los ladrones que había conocido. En fin, todos los gestos y acciones del vecino lo denunciaban como culpable del hurto.

Pero más tarde el hombre encontró su hacha en el valle ¿otra persona la había robado y abandonado allí? ¿acaso se le había olvidado a él mismo en aquel lugar?

Desconcertado, cuando el hombre volvió a casa y vio a su vecino, todos los gestos y acciones del muchacho parecían muy diferentes de los de un ladrón.

De esta forma, el hombre se arrepintió profundamente de su desconfianza  y empezó a tener más cuidado de sus propios asuntos.

FIN

Fuente: ciudadseva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s